Dan Simmons

El Terror

Rhardyalıntı yaptıgeçen ay
John Bridgens siempre había comparado, en secreto, las distintas partes de su vida con las diversas obras literarias que la habían ido moldeando
Rhardyalıntı yaptıgeçen ay
Quizás es mejor que un hombre se quede dentro de su propia mente
Rhardyalıntı yaptıgeçen ay
Los hombres que leen mucho tienen una disposición más sensible —añadió Fowler—. Y si ese pobre tipo no hubiese leído esa estúpida historia escrita por un americano, no habría sugerido lo de los compartimentos de distintos colores para Carnaval, una idea que todos pensamos que era Maravillosa, en aquel momento, y no habría ocurrido nada de todo esto.

No supe qué decir al oír aquello.

—Quizá leer sea una especie de maldición, quiero decir —concluyó
Rhardyalıntı yaptıgeçen ay
Invocaban también a su propio ingenio, mediante el nombre de musas; a su propia ignorancia, con el nombre de Fortuna; a su propia lujuria, con el nombre de Cupido; a su propia rabia, con el nombre de Furias; a sus propias partes privadas, con el nombre de Príapo; y atribuían sus poluciones a íncubos y súcubos, ya que no había nada que un poeta no pudiera introducir como persona en su poema, nada que no pudieran convertir, o bien en Dios, o bien en diablo.»
Rhardyalıntı yaptıgeçen ay
La muerte por inanición es algo terrible, Goodsir —continuó Stanley—. Créame. Lo he visto en Londres y lo he visto en naufragios. La muerte por escorbuto es peor
Rhardyalıntı yaptıgeçen ay
consuelo llegó hasta unos extremos muy interesantes, de modo que el teniente Irving sabía que quizá fuese padre por aquel entonces, dos años y medio después. Pero no
Rodrigo Frailealıntı yaptı2 yıl önce
Poco a poco, los días van pasando y las condiciones de supervivencia se vuelven más extremas; temperaturas que superan los cincuenta grados bajo cero, provisiones de comida escasas, el deterioro de los barcos o la llegada de enfermedades van mellando la esperanza de la tripulación.
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)