es
Silvia López

El devenir “mujer” en Simone de Beauvoir

Kitap eklendiğinde bana bildir
Bu kitabı okumak için Bookmate’e EPUB ya da FB2 dosyası yükleyin. Bir kitabı nasıl yüklerim?
    Angie Malıntı yaptı2 yıl önce
    No será difícil de deducir para una lectora perspicaz: la característica que define a la mujer es su situación de subordinación al varón. Y, a diferencia de otros grupos oprimidos, las mujeres no han conocido un momento histórico en que esto no haya sido así: entre los sexos nunca se ha planteado una situación de reciprocidad (2018b: 49).
    Tann Zavalaalıntı yaptıgeçen ay
    nace una hembra humana y la sociedad se encarga de que sea una mujer conveniente: dócil, pasiva, resignada. ¿Cómo sucede ese aprendizaje?
    Tann Zavalaalıntı yaptıgeçen ay
    Por qué ceden? ¿A qué tipo de fuerzas, de violencias, quedan sometidas las mujeres para aceptar así el destino que les imponen?
    Tann Zavalaalıntı yaptıgeçen ay
    «Me gustaba más aprender que brillar»
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    resto de mujeres manifiestan los mismos pesares e inquietudes. Se comprenden. Unas son espejo para las otras. Por eso, intentan crear otros momentos en comunidad (2018b: 536): las charlas en el rellano, las tertulias sentadas en el patio o en el umbral de sus puertas, al tiempo que cosen, hacen punto o desenvainan los guisantes. Llevan el hogar con ellas, llevándose a sí mismas al mundo.
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    las fuerzas femenina y masculina no entran en competición; crean juntos un ser vivo en el que ambos «se pierden y se superan» (2018b: 72). Y, así, ambos mantienen y crean; ambos son principios activos, que dejan su impronta de manera distinta. El acto de mantener la vida es —también— un «proceso vivo».
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    «El hombre condena a la esposa a la castidad,
    pero él no se queda satisfecho con el régimen que le impone»
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    sexualidad compartida comenzaría a entenderse más bien como un espacio para que cada uno de los amantes «conozca a su manera un placer común», un placer propio y ajeno a la vez, pues tiene «su fuente en el otro» (2018b: 473). Frente al afán de dominio, el fortalecimiento de un vínculo mutuamente forjado. Frente a la agresividad, un reconocimiento recíproco.
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    Se prefiere el nacimiento de criaturas enclenques obligadas a morir en la miseria o que serán pasto de la también mísera asistencia social, a la práctica de abortos seguros:

    «La sociedad que tanto se afana en defender los derechos del embrión se desinteresa de los niños en cuanto nacen (…) no se quiere aceptar que el feto pertenece a la madre que lo lleva» (2018b: 582).
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    El día en que le sea posible a la mujer amar desde su fuerza, no desde su debilidad, no para huir de sí sino para encontrarse, no para abandonarse sino para afirmarse, entonces el amor será para ella como para el hombre fuente de vida y no peligro mortal» (2018b: 766).
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    para la mayor parte de las mujeres —como también para los hombres— no se trata únicamente de saciar sus deseos sino de mantener mientras los sacian su dignidad de seres humanos» (2018b: 787).
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    , De Beauvoir presenta en El segundo sexo la necesidad de que ocurra algo inédito: que un ideal de reciprocidad rija la relación entre los sexos (2018b: 49) y se venza así la condición de alteridad automáticamente impuesta sobre las mujeres. El concepto de reciprocidad se entiende en el libro que nos ocupa como un principio de mutuo reconocimiento en el que circulan libre y espontáneamente el dar y el recibir, el ser y el dejarse ser en el otro. Y cuando todo esto se traslada al ámbito de la sexualidad y de la pareja, la reciprocidad introduce la idea de una aceptación y celebración de la libertad de la otra parte: la mujer no busca un salvador; el hombre no busca alguien a quien derrotar; el hombre y la mujer se sienten parte de una relación entre seres humanos (2018b: 752). En definitiva, se apuesta por que la unión heterosexual no sea de antemano entendida como una relación mediada por la humillación de una de sus partes.
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    Y los hombres, ¿qué? De Beauvoir apuesta por un cambio en la relación entre los sexos, cambio articulado en torno a la noción de reciprocidad. Nuestra autora afirma que la liberación de la mujer nunca puede nacer de la ruptura de relaciones con los hombres. Al contrario, la liberación de la mujer va pareja al mutuo reconocimiento de hombres y mujeres como sujetos soberanos y libres:

    «liberar a la mujer es negarse a encerrarla en las relaciones que mantiene con el hombre, pero no negarlas (…) la relación del hombre con la mujer es la relación más natural del ser humano con el ser humano» (2018b: 824-825).
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    Es la falta de confianza en lo que puede aportar al mundo lo que la aparta del mundo. En definitiva, participa de una profecía autocumplida: al no creer en sí misma, en su inteligencia y en su capacidad de lucha se convence de que nunca alcanzará las mieles del éxito y el reconocimiento, y consecuentemente, nunca intentará luchar por ellos. Es lo que a día de hoy denominaríamos el «síndrome de la impostora».
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    Si ser mujer no es un hecho determinado por las hormonas, la fisiología o la biología deduciremos que ser mujer no es un hecho natural sino un producto de la civilización, cargado de valores, expectativas y posibilidades. «No se nace mujer, se llega a serlo» (2018b: 341).

    O, en extenso:

    «en la sociedad humana nada es natural y la mujer es uno de tantos productos elaborados por la civilización (…) la mujer no se define por sus hormonas ni por instintos misteriosos, sino por la forma en que percibe, a través de las conciencias ajenas, su cuerpo y su relación con el mundo (…) su destino no está fijado para la eternidad» (2018b: 819).
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    la biología humana no puede deducirse la posición social que ocupará una persona o sus oportunidades de éxito; no se puede establecer una correlación entre las hormonas que se poseen, y los logros y metas que se van a poder cumplir (2018b: 89). Dirá nuestra autora que la fisiología no fundamenta valores, por eso:

    «tendremos que estudiar las circunstancias biológicas a la luz de un contexto ontológico, económico, social y psicológico» (2018b: 92).

    Y solo así se podrá «saber lo que la humanidad ha hecho con la hembra humana» (2018b: 93).
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    «el cuerpo es (…) el instrumento que lleva a cabo la comprensión del mundo: capta el universo a través de los ojos, las manos» (2018b: 341).
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    «el cuerpo no es una cosa, es una situación; es nuestra forma de aprehender el mundo y el esbozo de nuestros proyectos» (2018b: 90)22.
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    Legiones de mujeres han recibido así como herencia un cansancio eternamente reiterado durante un combate que no puede terminar con una victoria» (2018b: 532).
    Luz Mediealıntı yaptı2 ay önce
    Así, ella:

    «perpetúa la especie inmutable, garantiza un ritmo uniforme a los días y la permanencia del hogar (…) no tiene ningún control directo sobre el futuro ni sobre el universo; solo se supera hacia la sociedad a través de su esposo» (2018b: 501).
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)