Guadalupe Loaeza

Las niñas bien

    Ramón Ramírezalıntı yaptı7 ay önce
    mira, la verdad es que yo ya no creo ni en Santa Claus ni en los Santos Reyes, ni el PRI, ni en el PAN, ni en el PSUM, ni en nada, nada, nada, nada, nada
    Ramón Ramírezalıntı yaptı7 ay önce
    Últimamente todo el mundo se está compadeciendo por los pobres, pero nadie compadece a la clase privilegiada que también está perdiendo su poder adquisitivo. A eso llamo injusticia
    Ramón Ramírezalıntı yaptı7 ay önce
    Hoy, cerca del día de muertos, una tarde fría y gris, me puse a pensar, con el respeto que se merecen, en todos los muertos en vida que conozco
    Ana Loredoalıntı yaptı8 ay önce
    todos los mexicanos estábamos conjugando el verbo aguantar desde que nos despertamos: yo aguanto, tú aguantas, él aguanta, nosotros aguantamos, y sobre todo, ellos aguantan
    Pam Paganinialıntı yaptı9 ay önce
    últimamente, un kilo ya no pesa un kilo, pesa 800 gramos. Te lo juro. Me da la impresión como que, junto con el peso, se ha venido devaluando el kilo.
    Pam Paganinialıntı yaptı9 ay önce
    ¿para qué diablos quiere más dinero esta gente, si siempre ha sido pobre?
    Pam Paganinialıntı yaptı9 ay önce
    Nunca me imaginé que la UNAM fuera tan culta y tan alegre. A mí me habían dicho que dizque era una cueva de comunistas.
    Dalia Cardenasalıntı yaptıgeçen yıl
    ‘Oye, ¿tu papá está en la lista de los sacadólares? —No. —Ay qué naco…’; te voy a decir quiénes se quedan con De la Madrid: Solana, por educado, Chucho, por aguantador, Ojeda, por institucional, y Beteta, por haber sido jefe de De la Madrid; las cosas se están poniendo gruesísimas; a veces siento como si se me cayera todo el sistema, ando manejando unas depresiones, para diciembre, tengo que despedir a 200 obreros; nada más imagínate el ambiente en el Palacio de San Petersburgo en 1917; cállate, estoy ahora sí en el ácido, de pensar que todavía no firma el FMI; pero ¿qué me dices?, si los bancos están en bancarrota; ¿cómo sigue la construcción de tu casa en Cuernavaca?
    Dalia Cardenasalıntı yaptıgeçen yıl
    Niños bien, popis. Se visten con camisa Polo color de rosa, blue jeans, y llevan cinturón Ortega de piel y plata. Siempre hablan de negocios que les van a dejar miles y miles de pesos. Se van dos veces al mes a Aca, a casa de sus papis, en Las Brisas. Tienen novias “fresas” pero junto con sus cuates rentan un leonero ya sea en la Nápoles o en la Narvarte, a donde llevan a las golfeux
    Dalia Cardenasalıntı yaptıgeçen yıl
    Niñas bien, exbanqueras. Aunque quieren parecer de lo más superadas, siguen fu-ri-bun-das. Desde la nacionalización de la banca se han vuelto “niñas bien, malas” porque ya no creen en nadie ni en nada. Ahora ven la vida completamente diferente, han adquirido mucha filosofía y para todo dicen: “En la vida nada es seguro, todo es relativo, ahora sí que por nadie metería mi mano en el fuego”. Cuando pasan frente a un banco les dicen a sus hijos: “Mira ese banco, era de tu abuelito, lo hizo con el sudor de su frente, pero el gobierno corrupto se lo quitó”.
    la Monse que leealıntı yaptıgeçen yıl
    Círculo del Sureste
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)