es
Kitaplar
José Revueltas

Los muros de agua

    Jośe Carrasco Amadoralıntı yaptı2 ay önce
    Hay palabras cuyo uso se antoja privativo de gentes muy específicas, que hacen de ellas algo enteramente personal y sustantivo
    Juan Luisalıntı yaptı2 yıl önce
    Soledad se sentiría plenamente satisfecha, pues su amor participaba de todos los atributos de la adoración, alimentándose ya de cosas místicas y sin materia.
    Juan Luisalıntı yaptı2 yıl önce
    Ernesto y Marcos sintieron una ola de viva simpatía por El Miles, cuya generosa lealtad lo hacía lleno de sedantes virtudes, como un descanso en medio de la angustia.
    Juan Luisalıntı yaptı2 yıl önce
    Entonces a Rosario se le ocurrían meditaciones imprevistas —en las cuales nunca se había detenido— sobre el amor y sus tortuosos caminos.
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    Comprendían entonces que eran como figuras muertas de un juego fatal, en que no tenían intervención alguna, y que los llevaba de un sitio a otro, sin fin ni concierto, en mitad de la más imprevista desventura. Si algo podía unirlos, atarlos, tender en ellos ligaduras, eso era el común destino de dolor, de sufrimiento y de voluntad callada para aguardar la alegría. Algo superior a ellos, superior a sus pobres músculos, a sus pobres seres con sangre; muy superior, inclusive a su actividad y a su desvelo; algo que fabricaban los años aglomerando polvo y sueño, se levantaría al final para liberarlos. Entonces sufrirían alegremente, borrados los obstáculos que hoy envilecían el sufrimiento
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    (Cómo se convirtió involuntariamente en criminal, gracias a uno de esos terribles azares que envenenan la existencia de los hombres; la persecución inmotivada, absurda, de que fue víctima, pues en realidad nunca había tenido relaciones con la mujer de Matías —«el occiso»—, y si ésta «confesó», debíase, sin duda, al temor que su impotente marido había logrado infundirle.)
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    Sentado como siempre a las puertas del hospital, en las Islas Marías, hacía figuras en la arena con el dedo tenso. Estaba convencido de haber muerto. Se arrojó de la barraca para morir y ahora comprendía que la muerte era la vida, el simple olvido, para nacer en un mundo nuevo e igual, como penitencia. Dios no existía
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    Pero en las tardes, acompañada de su inseparable Alice, una compañera de estudios, leía enfrascada las historias de Mark Twain, que entonces todavía —en el pináculo de su gloria— era considerado como «peligroso» e «inconveniente».
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    (Todo estaba perdido. Todo había sido en vano. Alguien, quién sabe dónde, removía los destinos y los encharcaba, haciéndolos negros, imposibles.)
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    Y qué otra cosa podía ser el mil trescientos setenta y tres que correspondía a Santos, sino un concepto, algo metafísico e inmaterial, al mismo tiempo que un ser enormemente vivo, pataleando, orinando, caminando, sufriendo
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    Continuó Santos su marcha con el espíritu acongojado, sin comprender lo que puede ocurrir en la vida. Llega un momento en que nadie es capaz de gobernarla, en que ella se erige por encima de todo, volviéndose destino. Entonces el hombre se convierte en una hoja, en un clavo, a merced del aire y de los golpes. ¿Y quién puede oponer una muralla al viento y quién una palabra al golpe, inexorable y fijo
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    ¡Seducción de la vida subterránea debajo de la piel; maravilla de la existencia transcurriendo en células y microrganismos de fábula; llanto de no pararse jamás, en la jubilosa condenación de ser y no ser al mismo tiempo
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    No el realismo de quienes se someten servilmente a los hechos como ante cosa sagrada (el realismo de un buen reportero, digamos, aquí sí exigencia necesaria del oficio, y yo he sido reportero durante largos años); ni el realismo pletórico de vitaminas, suavizado con talco, entusiasta profesional, gazmoño y adocenado, de los que a sí mismos se consideran «realistas socialistas». Un realismo materialista y dialéctico, que nadie ha intentado en México por la sencilla razón de que no hay escritores que al mismo tiempo sean dialéctico-materialistas
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    Intención, tentativa de lo que considero realismo. No el realismo de quienes se someten
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    vez. Tenemos entonces que saber cuál es la dirección fundamental, a qué punto se dirige, y tal dirección será, así, el verdadero movimiento de la realidad, aquél con que debe coincidir la obra literaria
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    Dejarse la realidad que la seleccionemos. ¿Qué significa esto? Significa que la realidad tiene un movimiento interno propio, que no es ese torbellino que se nos muestra en su apariencia inmediata, donde todo parece tirar en mil direcciones a la vez
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    Dejarse la realidad que la seleccionemos. ¿Qué significa esto? Significa que la realidad tiene un movimiento interno propio, que no es ese torbellino que se nos muestra en su apariencia inmediata
    chavaalıntı yaptı2 yıl önce
    Pero esto lo digo en un sentido muy preciso: la realidad siempre resulta un poco más fantástica que la literatura, como ya lo afirmaba Dostoievski. Éste será siempre un problema para el escritor: la realidad literalmente tomada no siempre es verosímil, o peor, casi nunca es verosímil. Nos burla, nos «hace desatinar» (como tan maravillosamente lo dice el pueblo en este vocablo de precisión prodigiosa), hace que perdamos el tino, porque no se ajusta a las reglas; el escritor es quien debe ponerlas
    Cinthia Del Bosquealıntı yaptı3 yıl önce
    «¿Me querrás toda la vida? ¿Sabrás esperarme?» Pero un «macho» no debe ser tan sensible. Un «macho» parte así nomás, con un ligero, bronco temblor en la garganta.
    Cinthia Del Bosquealıntı yaptı3 yıl önce
    Era, quizás, un llanto inverso, un llanto hacia las entrañas, hacia esas otras tinieblas interiores donde las lágrimas, acaso, no harían tanto daño.
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)