Juan Villoro

La cancha de los deseos

    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    El futbol se juega con los pies, pero también con la cabeza y el corazón —dijo Jerónimo Gómez y señaló hacia el cielo:
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    —¡Sí se puede! —Arturo dijo la frase que al fin era cierta.
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    Somos los reyes de la felicidad! ¡Somos los titanes del cosmos! ¡Bailamos la rumba y la polca ranchera! ¡Gritamos más fuerte que nadie! ¡Somos los gigantes del reino animal!
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    No me parece un asunto tan grave: las cosas más apasionadas no pueden suceder todo el tiempo. Si la Navidad se celebrara todos los días, no sería tan interesante. Aceptemos los momentos de pasión que nos regale la gente
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    más comunes atraen metales. Pero hemos inventado otros que atraen pelos, celofanes, zanahorias, papeles o lápices. Los míos, ya lo sabes, atraen sentimientos.
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    Ven a mí, amor sincero.

    Pelota, cómo te quiero.

    Mi pie será un barco,
    la cancha será el mar.

    Acabarás en el arco,
    no te dejaré de amar.
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    Nunca había dicho tantas cosas seguidas. Comprendió que en una emergencia las palabras llegan como primeros auxilios.
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    El primer tiempo terminó con un sorprendente 3 a 0 en favor de la selección nacional. Los alemanes se fueron al descanso con caras de espanto, como si estuvieran en un barco que se hunde y donde no hay salvavidas.
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    —Claro que no: lo mejor que el futbol tiene en este país es la pasión de la gente.

    —¿A qué te refieres?

    —Aunque los Putrefactos jueguen mal, la gente los quiere. Nuestro público no se cansa nunca. Son atletas de la alegría y la emoción.
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    volvía a ser niño, creía en los héroes y nada le importaba tanto como el juego.
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    Recuerda que el futbol es una oportunidad de volver a la infancia. Los viejos no jugamos, pero nos apasionamos con los goles: es nuestra manera de ser niños. Si logras que tu invento tenga algo infantil, lo mejorarás mucho. ¿Acaso no tienes un hijo que te ayude? Si el futbol es el problema, la infancia es la solución
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    Si el futbol es el problema, la infancia es la solución
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    Le gustaba que sus inventos tuvieran su sello personal y trabajaba mucho para lograrlo, pero también era un científico, y una de las leyes de la ciencia es que los demás pueden tener la razón. A él se le habían acabado las ideas y solo una persona podía ayudarlo. Esa persona era modesta y generosa. Se llamaba Dignísimus Zíper.
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    ANTES de conocer al doctor Jerónimo Gómez, Beto Hipotenusa había pedido ayuda a un brujo, un astrólogo, un sacerdote, un psicólogo y un extraño gurú que hizo cosquillas en los pies de los jugadores con una varita dorada y solo logró contagiarles un hongo que les puso verdes los dedos.
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    —Las cosas están bien así —decía el presidente de la Asociación de Futbol Nacional, encendiendo un puro de gran tamaño—; mientras ganemos dinero, ¿qué importa que perdamos partidos?
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    GRAN COPA “CORAZÓN DE POLLO”

    TROFEO CORTESÍA INTERNACIONAL
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    EN EL PAÍS de Arturo el público hacía más esfuerzo que los jugadores. La gente gritaba con todas sus fuerzas. En cambio, los futbolistas se resbalaban a cada rato. Esto no impedía que fueran famosos y ricos.
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    Putrefactos de mi vida,
    Putrefactos de mi amor,
    aunque pierdan yo los quiero.
    ¡La derrota es un honor!
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    —¡Sí se puede! —gritaban con la felicidad de un país que prefiere las ensoñaciones a los hechos.
    Mariana Nomásalıntı yaptıgeçen yıl
    El futbol es un deporte tan significativo que algunos presidentes dejan de gobernar cuando hay partidos importantes. Si la selección es un desastre, ocurre una catástrofe nacional. Sin embargo, por algún extraño misterio, a pesar de los malos resultados la gente no dejaba de apoyar a sus Putrefactos. Llenaba el estadio con enorme entusiasmo. ¡En ese país la ilusión no se moría nunca! Bajo el sol o la lluvia, con frío o calor, la selección perdía, pero la afición, siempre esperanzada, exclamaba: “Algún día serán buenos. Hay que confiar en ellos. ¡Sí se puede!”.
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)