Ryunosuke Akutagawa

Obras ─ Colección de Ryunosuke Akutagawa

    Amanda Escalantealıntı yaptıgeçen yıl
    Y como nada tengo que perder, nada oculto
    Amanda Escalantealıntı yaptıgeçen yıl
    es ese un lugar al que pueda llegar
    Amanda Escalantealıntı yaptıgeçen yıl
    Las hojas secas de bambú caídas en su alrededor estaban
    Amanda Escalantealıntı yaptıgeçen yıl
    Vestía ropa de cazador de color celeste y llevaba un eboshi de color gris, al estilo de la capital
    Amanda Escalantealıntı yaptıgeçen yıl
    Una pulga necesita una hora para llegar a un sitio que está a dos o tres pasos nuestros, aparte de que todo su espacio se reduce a una cama. Muy tediosa sería mi vida de haber nacido pulga
    Mou Farialıntı yaptı2 yıl önce
    En el hombre conviven dos sentimientos opuestos. No hay nadie, por ejemplo, que ante la desgracia del prójimo, no sienta compasión. Pero si esa misma persona consigue superar esa desgracia ya no nos emociona mayormente. Exagerando, nos tienta a hacerla caer de nuevo en su anterior estado. Y sin darnos cuenta sentimos cierta hostilidad hacia ella.
    Mou Farialıntı yaptı2 yıl önce
    Yo mismo no la había visto nunca con expresión tan bella.
    Mou Farialıntı yaptı2 yıl önce
    Obtuve lo que quería sin cometer un asesinato.
    Mou Farialıntı yaptı2 yıl önce
    Yo solamente mato mediante el sable que llevo en mi cintura, mientras ustedes matan por medio del poder, del dinero y hasta de una palabra aparentemente benévola. Cuando matan ustedes, la sangre no corre, la víctima continúa viviendo. ¡Pero no la han matado menos! Desde el punto de vista de la gravedad de la falta me pregunto quién es más criminal.
    Mou Farialıntı yaptı2 yıl önce
    No se había dado cuenta, hasta volverse una pulga, de la belleza aparente de su mujer. Tampoco se puede limitar un hombre de temperamento artístico a la belleza aparente de una mujer y contemplarla azorado como hizo la pulga.
    bucioernestoralıntı yaptı3 yıl önce
    con él. También el caballo era, como usted dijo, un alazán con las crines cortadas. Ser atrapado gracias a este animal era su destino. Con sus largas riendas arrastrándose, el caballo estaba mordisqueando hierbas cerca del puente de piedra, en el borde de la carretera.
    bucioernestoralıntı yaptı3 yıl önce
    soplón interrogado por el mismo oficial
    -¿El hombre al que agarré? Es el famoso bandolero llamado Tajomaru, sin duda. Pero cuando lo apresé estaba caído sobre el puente de Awataguchi, gimiendo. Parecía haber caído del caballo. ¿La hora? Hacia la primera del Kong, ayer al caer la noche. La otra vez, cuando se me escapó
    bucioernestoralıntı yaptı3 yıl önce
    cortadas. ¿Las medidas? Tal vez cuatro shaku cuatro sun1, me parece; soy un religioso y no entiendo mucho de ese asunto. ¿El hombre? Iba bien armado. Portaba sable, arco y flechas. Sí, recuerdo más que nada esa aljaba laqueada de negro
    bucioernestoralıntı yaptı3 yıl önce
    antes de ser asesinada, debió oponer fuerte resistencia. ¿Si no observé un caballo? No, señor oficial. No es ese un lugar al que pueda llegar un caballo. Una infranqueable espesura separa ese paraje de la carretera
    bucioernestoralıntı yaptı3 yıl önce
    silvestre, donde crecen el bambú y algunas coníferas raquíticas.
    El muerto estaba tirado de espaldas. Vestía ropa de cazador de color celeste y llevaba un eboshi de color gris, al estilo de la capital. Sólo se veía una herida
    bucioernestoralıntı yaptı3 yıl önce
    al acre olor a sudor. No se había dado cuenta, hasta volverse una pulga, de la belleza aparente de su mujer. Tampoco se puede limitar un hombre de temperamento artístico a la belleza aparente de una mujer
    bucioernestoralıntı yaptı3 yıl önce
    tierna y pulida. La vasta superficie de la montaña bañada en luz despedía un lustre ligeramente ambarino que se curvaba hacia el cielo como un arco de belleza exquisita, a la par que su ladera oscura refulgía como una nieve azulada bajo la luz de la luna.
    Los ojos abiertos de par en par, Yang fijó la mirada atónita en aquella montaña de inusitada belleza. Pero cuál no sería
    bucioernestoralıntı yaptı3 yıl önce
    cama, guiada por un acre olor a sudor. Aquello, en cambio, no era lo único que lo confundía, pese a ser una situación tan misteriosa que no conseguía salir de su asombro.
    En el camino se alzaba una encumbrada montaña cuya forma más o menos redondeada aparecía suspendida de su cima como una estalactita, alzándose más allá de la vista y descendiendo hacia la cama donde se encontraba. La base medio redonda de la
    bucioernestoralıntı yaptı3 yıl önce
    avance indolente de la pulga, Yang reflexionó sobre la realidad de aquellas criaturas. "Una pulga necesita una hora para llegar a un sitio que está a dos o tres pasos nuestros, aparte de que todo su espacio se reduce a una cama. Muy tediosa sería mi vida de haber nacido pulga..."
    Dominado por estos pensamientos, su conciencia se empezó a oscurecer lentamente y, sin darse cuenta, acabó hundiéndose en el profundo abismo
    bucioernestoralıntı yaptı3 yıl önce
    medievales

    Cuerpo de mujer

    Una noche de verano un chino llamado Yang despertó de pronto a causa del insoportable calor. Tumbado boca abajo, la cabeza entre las manos, se había entregado a hilvanar fogosas fantasías cuando se percató de que había un pulga avanzando por el borde
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)