es
Karl Ove Knausgård

Un hombre enamorado

Kitap eklendiğinde bana bildir
Bu kitabı okumak için Bookmate’e EPUB ya da FB2 dosyası yükleyin. Bir kitabı nasıl yüklerim?
    Adal Cortezalıntı yaptı3 yıl önce
    Yo quería dejar a Linda, porque siempre se estaba quejando, siempre quería algo distinto, y nunca hacía nada para conseguirlo, se limitaba a quejarse, quejarse y quejarse, nunca aceptaba la situación tal y como se presentaba, y cuando la realidad no se correspondía con su idea preconcebida, era a mí a quien se lo reprochaba, tanto en cosas importantes como en cosas sin importancia.
    Marta Rimoldialıntı yaptı7 gün önce
    un vistazo a la mesa de las tres chicas, a
    Elkin Andrésalıntı yaptı2 yıl önce
    No era difícil encontrar alternativas, vivíamos en pleno centro, y en
    Adal Cortezalıntı yaptı3 yıl önce
    El que yo no llore en el entierro de mi madre, o no le dé un abrazo, no significa nada para él. Él siente lo que siente, y los demás sienten lo que sienten.
    Adal Cortezalıntı yaptı3 yıl önce
    Para eso existen las formas que nos ayudan en la convivencia, y que son en sí una señal de cordialidad o buena voluntad, y cuando esto se tiene en cuenta, se toleran mayores desviaciones personales, más idiosincrasia, algo que las personas idiosincrásicas por desgracia no entienden nunca, ya que está en la misma esencia de la idiosincrasia el no entenderlo.
    Adal Cortezalıntı yaptı3 yıl önce
    Anthology de Emmylou Harris,
    Adal Cortezalıntı yaptı3 yıl önce
    Así era como funcionaba el amor materno? ¿Que todo lo demás tuviera que ceder ante esa única cosa?
    Adal Cortezalıntı yaptı3 yıl önce
    Ella estaba sombría y pesada, sólo decía que yo no la amaba, que en realidad no la amaba, que no quería estar con ella, que en realidad no quería estar con ella, que esto no funcionaba, que nunca funcionaría, que en realidad yo no la quería
    Adal Cortezalıntı yaptı3 yıl önce
    la pequeña mancha negra en el corazón apenas era perceptible, el minúsculo deseo de estar solo y leer en paz, sin que nadie me exigiera nada, desapareció enseguida. Pero llegó el momento en el que ya no desaparecía, sino que, por el contrario, se iba metiendo dentro de los siguientes estados de ánimo y actos. Si de verdad me amas, tendrás que dirigirte a mí sin exigencias, pensaba, pero no lo decía, quería que se diera cuenta por sí misma
    Adal Cortezalıntı yaptı3 yıl önce
    pero las personas no interesantes que se creen muy interesantes y se jactan de ello me causan una sensación de malestar casi físico cuando tengo que estar cerca de ellas
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)