es
Amos Oz

La caja negra

Kitap eklendiğinde bana bildir
Bu kitabı okumak için Bookmate’e EPUB ya da FB2 dosyası yükleyin. Bir kitabı nasıl yüklerim?
    Elyse Hernándezalıntı yaptı2 yıl önce
    la curiosidad es más poderosa que el odio.
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    luego desaparecer. No existir. Si Alec me deja algún dinero me iré al extranjero. Alquilaré una pequeña habitación en una gran ciudad lejana. Si la soledad me vence me entregaré a extraños. Cerraré con fuerza los ojos y os saborearé a ti y a él en
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    . ¿Qué me queda salvo acompañar a mi obsesión hasta su tumba?
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    Silencio. No hay respuesta. Exilio. Como si no existiera.
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    durante interminables horas han estado entristeciendo la desierta casa con la guitarra y sus apagadas canciones inacabables.
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    a terminar, querido señor. No tema nada. Caín se muere y Abel heredará. No es solo en Hawai donde triunfa el bien al final.
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    : «No debe culparse a un hombre por las palabras dichas en medio del dolor»,
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    separado de todos ellos por un cerco de persistente soledad.
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    Querría tener la amabilidad de ilustrarme? ¿Cuál era ese sentido?

    Eso, según ella, «no debía ponerse en palabras». ¿Entonces tal vez podría darme solo una idea general? ¿Una pista?

    «Eso es algo que debe hacer usted mismo, ¿no?».
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    poco. Y también a empezar a hacerse una idea sobre el sentido de la vida.
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    Tal vez les haya repelido el olor a muerte que me impregna. ¿O quizá es que no se dignan curar a los de poca fe?
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    de otro tipo de deseo enteramente diferente: no existir en absoluto. Anular mi presencia retroactivamente. Hacerlo de tal forma que no haya nacido. Pasar desde el principio a alguna otra categoría: un eucalipto, por ejemplo. O una colina pelada en Galilea. O una piedra en la superficie de la Luna.
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    los marcianos a invadir la Tierra, y aquí probó en secreto la bomba atómica israelí. Aquí insultó un día a su padre y recibió un puñetazo en la nariz que le dejó tendido sangrando como un cerdo. Y aquí escondió las elegantes sandalias que encontró entre los efectos de su madre (y hace dos días, por cierto, descubrió sus corroídos restos bajo un tablón suelto del entarimado). Allí se encerró con Julio Verne y conquistó islas desiertas. Y aquí, en la angosta cavidad bajo las escaleras de atrás, se acurrucó y sollozó sin que nadie le viera, por última vez en su vida: cuando su padre mató a su macaco de la India. Porque esta era la casa donde creció.

    Y ahora ha vuelto para morir aquí.
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    crió gusanos de seda. Aquí mató y enterró al loro. Aquí hizo correr (y posteriormente hizo estallar con pólvora secada de cartucheras) el tren eléctrico que su padre le había traído de Italia. Aquí se escondió una vez durante dos días y una noche cuando su padre le dio un puntapié. Aquí solía venir a masturbarse. Allí conquistó con alfileres y flechas el mapa de Europa del Este. Aquí quemó vivo un ratón en una ratonera. Y aquí se sacó el miembro y buscó a tientas, medio desmayado, la horcajadura de la nieta del criado armenio. Aquí ayudó
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    Y, sin embargo, tiene un aire abstraído. Como de no estar del todo aquí. Y silencioso. A pesar del tamaño físico no me recuerda en absoluto a mi padre, que era corpulento y de porte parecido, sino, más bien, a Ilana. Tal vez en la suavidad de la voz. O en sus largas y ágiles zancadas. O en las somnolientas sonrisas, que me chocan por ser a la vez infantiles y
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    encontrándose a sí misma». ¿O puede que como alternativa al suicidio?
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    Las palabras y tal», me otorgó su lenta sonrisa, «es como conocer a la gente. De dónde vienen. Quién se relaciona con quién. Cómo se comporta cada cual en todo tipo de situaciones. Y en cualquier caso...»,
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    Intentaba absorber la noche y comprobar el efecto de la luna en las colinas de Menasseh
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    Entre ella y yo no hay un verdadero vínculo de palabras.
    Gerardo V Jalıntı yaptıgeçen yıl
    No puedo negar que en la época de nuestro matrimonio jamás se me ocurrió hablarle en esos términos. ¿Por qué iba a hacerlo? ¿Le hace usted cumplidos a sus vestidos, señor Sommo? ¿Espera usted que ella le alabe los pantalones?
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)