Charles Dickens

Cuento de Navidad

Michelle Roachoalıntı yaptıgeçen yıl
Scrooge se sentó en un banco y se le cayeron las lágrimas al ver su pobre y olvidada persona tal y como había sido
Michelle Roachoalıntı yaptıgeçen yıl
e tembloroso.

«Cuéntame por qué».

«Arrastro la cadena que en vida me forjé», repuso el fantasma. «Yo la hice, eslabón a eslabón, yarda a yarda; por mi propia voluntad me la ceñí y por mi propia voluntad la llevo. ¿Te resulta extraño el mode
Michelle Roachoalıntı yaptıgeçen yıl
«¿Viajabas rápido?», dijo Scrooge.

«En las alas del viento», contestó el fantasma.
Michelle Roachoalıntı yaptıgeçen yıl
Scrooge! ¡Viejo pecador avariento que extorsionaba, tergiversaba, usurpaba, rebañaba, apresaba! Duro y agudo como un pedemal al que ningún eslabón logró jamás sacar una chispa de generosidad; era secreto, reprimido y solitario como una ostra
Michelle Roachoalıntı yaptıgeçen yıl
era más cortante que cualquier viento, más pertinaz que cualquier nevada, más insensible a las súplicas que la lluvia torrencial.
Hans Hassler Castro Vega (ShAdOwDaRkSoUl)alıntı yaptı3 yıl önce
«No es así», dijo Scrooge irritado con la observación y hablando sin querer como su yo pasado y no como el actual.
«No se trata de eso, espíritu. Tenía la facultad de hacernos felices o desgraciados, de hacer nuestro trabajo agradable o pesado, un placer o un tormento. Su facultad estaba en las palabras y en las miradas, en cosas tan insignificantes y sutiles que resulta imposible valorarlas. La felicidad que proporciona vale más que una fortuna».
Hans Hassler Castro Vega (ShAdOwDaRkSoUl)alıntı yaptı3 yıl önce
¿Es usted, señor, el espíritu cuya llegada se me anunció?», preguntó Scrooge.
«Yo soy».
Hans Hassler Castro Vega (ShAdOwDaRkSoUl)alıntı yaptı3 yıl önce
Estaba tan cerca de él como yo lo estoy de ti, lector, y en espíritu estoy a tu lado.
Hans Hassler Castro Vega (ShAdOwDaRkSoUl)alıntı yaptı3 yıl önce
«Pero, ¿qué está pasando? ¡Es imposible!», dijo Scrooge. «No es posible que haya estado durmiendo un día completo hasta la noche siguiente ¡Y es imposible que le haya sucedido algo al sol y sean las doce del mediodía!
Hans Hassler Castro Vega (ShAdOwDaRkSoUl)alıntı yaptı3 yıl önce
«Vas a ser hechizado por Tres Espíritus», continuó el fantasma.
Hans Hassler Castro Vega (ShAdOwDaRkSoUl)alıntı yaptı3 yıl önce
«Esta noche estoy aquí para advertirte que aún te queda una oportunidad para escapar a un destino como el mío. Una oportunidad, una esperanza que yo te he conseguido, Ebenezer».
Hans Hassler Castro Vega (ShAdOwDaRkSoUl)alıntı yaptı3 yıl önce
Siguió subiendo sin importarle un comino: la oscuridad es barata y a Scrooge le gustaba.
Hans Hassler Castro Vega (ShAdOwDaRkSoUl)alıntı yaptı3 yıl önce
«Puede que haya muchas cosas buenas de las que no he sacado provecho», replicó el sobrino, «entre ellas la Navidad. Pero estoy seguro de que al llegar la Navidad —aparte de la veneración debida a su sagrado nombre y a su origen, si es que eso se puede apartar— siempre he pensado que son unas fechas deliciosas, un tiempo de perdón, de afecto, de caridad; el único momento que conozco en el largo calendario del año, en que hombres y mujeres parecen haberse puesto de acuerdo para abrir libremente sus cerrados corazones y para considerar a la gente de abajo como compañeros de viaje hacia la tumba y no como seres de otra especie embarcados con otro destino. Y por tanto, tío, aunque nunca ha puesto en mis bolsillos un gramo de oro ni de plata, creo que sí me ha aprovechado y me seguirá aprovechando; por eso digo: ¡bendita sea!»
Hans Hassler Castro Vega (ShAdOwDaRkSoUl)alıntı yaptı3 yıl önce
Jamás le paraba nadie en la calle para decirle con alegre semblante: «Mi querido Scrooge, ¿cómo está usted? ¿Cuándo vendrá a visitarme?» Ningún mendigo le pedía limosna; ningún niño le preguntaba la hora; ningún hombre o mujer le había preguntado por una dirección ni una sola vez en su vida. Hasta los perros de los ciegos parecían conocerle; al verle acercarse, arrastraban precipitadamente a sus dueños hasta los portales y los patios, y después daban el rabo, como diciendo: «¡Es mejor no tener ojo que tener el mal de ojo, amo ciego!»
Hans Hassler Castro Vega (ShAdOwDaRkSoUl)alıntı yaptı3 yıl önce
Poco influían en Scrooge el frío y el calor externos. Ninguna fuente de calor podría calenta.rle, ningún frío invernal escalofriarle. El era más cortante que cualquier viento, más pertinaz que cualquier nevada, más insensible a las súplicas que la lluvia torrencial. Las inclemencias del tiempo no podían superarle. Las peores lluvias, nevadas, granizadas y neviscas podrían presumir de sacarle ventaja en un aspecto: a menudo ellas «se desprendían» con generosidad, cosa que Scrooge nunca hacía.
Hans Hassler Castro Vega (ShAdOwDaRkSoUl)alıntı yaptı3 yıl önce
«En estas festividades, Mr. Scrooge», dijo el caballero tomando una pluma, «es más deseable que nunca que hagamos alguna ligera provisión para los pobres y menesterosos, que sufren muchísimo en estos momentos. Muchos miles carecen de lo más indispensable y cientos de miles necesitan una ayuda, señor».
«¿Ya no hay cárceles?», preguntó Scrooge.
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)