es
Kitaplar
Mariana Torres Jiménez

El cuerpo secreto

En este libro la inocencia, la crueldad y el dolor conviven juntos en un solo cuerpo. Mariana Torres nos invita, con este sorprendente estreno, a adentrarnos en un mundo híbrido, donde los protagonistas de los cuentos son niños dolientes, que se mueven entre cajas, cascarones y algún que otro ataúd. ¿Cuánto queda de nosotros en estos niños que sienten?

La invitación es clara: leer y soltar, volver convertido en otra cosa. Si pudieran contarse serían treinta y cuatro relatos, escritos por una nueva voz. Corren de uno a otro de manera casi milimétrica, medidos para ir dibujando en la mente, o más bien en el cuerpo, del lector una emoción concreta, que no tiene un solo nombre. Y es que todo aquello que nos crece dentro puede crecer en forma de planta.

El cuerpo secreto es su primer libro de cuentos.
78 yazdırılmış sayfalar
Orijinal yayın
2016

İzlenimler

    Romina Grbir izlenim paylaşıldı2 yıl önce

    Los cuentos están bien a secas. Entiendo que son para niños y por eso buscan ser sencillos pero igual no terminaron de convencerme. Los mejores son los de terror y horror porque siento que los finales, que podrían parecer abiertos, crean un buen efecto para dar miedo. Los demás resultan confusos porque no están regidos por un tema entonces parecen puestos al azar, tampoco es que sea un problema pero como los primeros sí parecían girar en torno a un género pues resulta raro. Además son estos los que oscilan entre unos que son interesantes y otros que no tanto y, en mi caso, ni siquiera entendibles.

Alıntılar

    Andrea Lópezalıntı yaptı7 ay önce
    Cuando Óscar tomaba el sol inmóvil y le iluminaban la cara y las flores los rayos en oblicuo, parecía el rey de los árboles, un rey con una corona de flores doradas. Era algo único de ver.
    Andrea Lópezalıntı yaptı7 ay önce
    Nos llegó a gustar asistir a ese momento previo al sueño profundo, cuando las flores cerradas salían de su boca y se acomodaban a ambos lados de la cabeza de Óscar, abrazando y protegiendo. Si el niño era víctima de un mal sueño y se movía agitado, en seguida una de las flores se despertaba para acariciarle la mejilla, calmándolo.
    Andrea Lópezalıntı yaptı7 ay önce
    era un dolor de esos tan intrínsecos a la vida que llegan a fascinar y sufrirse por partes iguales.

Kitap raflarında

fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)