es
Milan Kundera

La Ignorancia

Kitap eklendiğinde bana bildir
Bu kitabı okumak için Bookmate’e EPUB ya da FB2 dosyası yükleyin. Bir kitabı nasıl yüklerim?
    Daniela Valero Stubellialıntı yaptı2 yıl önce
    Pero ¿había en ello motivo alguno de orgullo? ¿Acaso no es la gratitud otro nombre para la debilidad, para la dependencia? Lo que ahora desea ¡es el amor sin ningún tipo de gratitud! Y sabe que para obtener semejante amor debe pagarlo con un arriesgado acto de audacia. En su vida amorosa nunca había sido audaz, incluso desconocía lo que eso quería decir.
    maricarmen tellolialıntı yaptı2 yıl önce
    la nostalgia se nos revela como el dolor de la ignorancia. Estás lejos, y no sé qué es de ti.
    maricarmen tellolialıntı yaptı2 yıl önce
    una de las frases de amor checas más conmovedoras es styska se mi po tobe: «te añoro; ya no puedo soportar el dolor de tu ausencia».
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    modo que dejaron de escribirse no sólo por prudencia. La verdad era aún peor: para ellos él había dejado de existir.
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    No le trastornaban sus muertes (quien decide abandonar su país para siempre debe resignarse a no ver de nuevo a su familia), sino el hecho de que no hubiera recibido ningún aviso.
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    Pero ¿al servicio de quién estaban las mujeres de hoy?
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    Irena se dice que seguramente Milada no se da cuenta de ello; sólo conoce su propio rostro cuando está inmóvil, con la piel casi lisa; todos los espejos del mundo le dejan creer que sigue siendo hermosa.
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    Y en esto precisamente consiste su apuesta: se fue de allí siendo aún una inocente jovencita y ahora regresa hecha una mujer madura, con una vida tras de sí, una vida difícil de la que se siente orgullosa.
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    En Ítaca, sin embargo, no era un extraño, era uno de ellos y por eso a nadie se le ocurría decirle: «¡Cuenta!».
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    Pero, una vez de vuelta, comprendió sorprendido que su vida, la esencia misma de su vida, su centro, su tesoro, se encontraba fuera de Ítaca, en sus veinte años de andanzas por el mundo. Había perdido ese tesoro, y sólo contándolo hubiera podido reencontrarlo.
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    Pero aquellos que, como Irena o Ulises, no frecuentan a sus compatriotas caen en la amnesia. Cuanto más fuerte es su añoranza, más se vacían de recuerdos. Cuanto más languidecía Ulises, más olvidaba. Porque la añoranza no intensifica la actividad de la memoria, no suscita recuerdos, se basta a sí misma
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    Se apoderó de ella el mismo pánico de antaño en sus sueños de emigración: gracias a la fuerza mágica de un vestido se veía aprisionada en una vida que rechazaba y de la que no sería capaz de salir.
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    EL comunismo en Europa se extinguió exactamente doscientos años después de que se encendiera la mecha de la revolución francesa.
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    No exageremos: su cuerpo no permanecía intocado, pero en ella crecía la sospecha de que era menos tocado de lo que se merecía.
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    Pasaron los años y, en carteles, paneles publicitarios, portadas de revistas en los quioscos, las mujeres se desnudaron, las parejas se besaron, los hombres se exhibieron en calzoncillos mientras, en medio de semejante orgía omnipresente, su cuerpo deambulaba por las calles, apartado, invisible.
    Por eso el encuentro con Gustaf había sido toda una fiesta.
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    Su deseo; triste historia la de su deseo. No había conocido el placer del amor antes de encontrar a Martin
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    Niño querido de su mamá, era incapaz de vivir solo, sin los cuidados de las mujeres. Pero también soportaba mal sus exigencias, sus riñas, sus llantos, e incluso sus cuerpos demasiado presentes, demasiado expresivos. Para poder conservarlas y a la vez huir de ellas, les arrojaba obuses de bondad. Protegido por la onda expansiva de la explosión, se batía en retirada.
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    A ella le había deslumbrado la bondad de Gustaf, que, en opinión de todos, era el rasgo principal, el más sorprendente, casi improbable, de su carácter. Engatusaba así a las mujeres, que comprendían demasiado tarde que esa bondad era más un arma de defensa que un arma de seducción.
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    ¿Ella, una emigrada a quien todo el mundo compadece por haber perdido su patria, ha dicho «por suerte»?
    maricarmen tellolialıntı yaptı5 ay önce
    Cómo explicar a Gustaf que, en el círculo mágico de la fuerza materna, Irena jamás ha conseguido gobernar su propia vida? ¿Cómo explicarle que la constante proximidad de la madre la haría retroceder a sus debilidades, a su inmadurez?
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)