es
Michelle Dean

Agudas

Kitap eklendiğinde bana bildir
Bu kitabı okumak için Bookmate’e EPUB ya da FB2 dosyası yükleyin. Bir kitabı nasıl yüklerim?
La agudeza en una conversación es muestra del ingenio ágil, de la capacidad de ofrecer un enfoque diferente ante lo cotidiano, en definitiva, de tener una opinión propia. Las mujeres de este libro comparten una cualidad: todas ellas destacan por sus aportaciones al pensamiento y a las transformaciones culturales del siglo xx.Hannah Arendt, Joan Didion, Nora Ephron, Mary McCarthy, Dorothy Parker, Susan Sontag, Rebecca West, Janet Malcolm, Pauline Kael, Coco Chanel, Lillian Hellman o Frida Khalo desafiaron las expectativas del momento y se hicieron un hueco en un mundo de hombres.
Bu kitap şu anda mevcut değil
440 yazdırılmış sayfalar
Orijinal yayın
2020
Yayımcı
Turner
Tercüman
Laura Vidal

İzlenimler

    Ana E Borrutbir izlenim paylaşıldıgeçen yıl
    👍Okumaya değer
    💡Çok Şey Öğrendim

    Por momentos es algo te Dios, mas nunca aburrido.
    Mujeres que marcaron pauta

    Nicté Toxquibir izlenim paylaşıldı2 yıl önce
    🚀Elden Düşmeyen

    Me encantó.

    Irma Selemebir izlenim paylaşıldı5 ay önce
    👍Okumaya değer

Alıntılar

    Fany Moralesalıntı yaptıgeçen yıl
    Y sé que el humor puede ser un escudo, pero no un arma
    Irma Selemealıntı yaptı5 ay önce
    Que estas mujeres lograran lo que lograron en el siglo xx solo las hace más admirables. Crecieron en un mundo poco dispuesto a escuchar las opiniones de las mujeres acerca de nada. Se olvida con facilidad que Dorothy Parker empezó a publicar su cáustica poesía antes de que las mujeres pudieran votar. Pocas veces pensamos en el hecho de que la segunda ola del feminismo llegó después de que Susan Sontag se hubiera convertido en un icono con su ensayo “Notas sobre lo ‘camp’”. Estas mujeres desafiaron abiertamente las expectativas de género antes de que ningún movimiento feminista organizador lograra avanzar en el reconocimiento de las mujeres en su conjunto.
    Irma Selemealıntı yaptı5 ay önce
    Cuanto más lo pensaba, más me convencía de que había un elemento de ficción en llamar a estas mujeres agudas, o mezquinas o Damas Negras o cualquiera de las vagamente amenazadoras etiquetas que quisieran asignarles. Dicha ficción sostenía que eran destructivas, peligrosas y volubles.
    Pero estas mujeres no eran nada de eso. No siempre tenían razón, pero acertaron más a menudo de lo que habrían debido y en ocasiones tuvieron mucha, mucha razón. El problema es que a la gente no le gustan las mujeres que no son “agradables”, que no bajan la cabeza, que tienen el valor de equivocarse en públic

Kitap raflarında

fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)