Los niños perdidos, Valeria Luiselli
es
Valeria Luiselli

Los niños perdidos

Kitap eklendiğinde bana bildir
Bu kitabı okumak için Bookmate’e EPUB ya da FB2 dosyası yükleyin. Bir kitabı nasıl yüklerim?
Adrianux
Adrianuxalıntı yaptı2 yıl önce
el 80 % de las mujeres y niñas que cruzan el territorio mexicano para llegar a la frontera con Estados Unidos son violadas en el camino. Las violaciones son tan comunes que se dan por hecho, y la mayoría de las adolescentes y adultas toman precauciones anticonceptivas antes de empezar el viaje hacia el norte.
cruz Amador
cruz Amadoralıntı yaptıgeçen ay
A veces, cuando se queda dormida otra vez, volteo a verla o escucho su respiración. Me pregunto si sobreviviría en manos de coyotes, y qué pasaría si fuera depositada, sin más, en la frontera tan despiadada de este país.
Ela Bigail
Ela Bigailalıntı yaptı3 ay önce
Las palabras que escucho en la corte salen de bocas de niños, bocas chimuelas, labios partidos, palabras hiladas en narrativas confusas y complejas. Los niños que entrevisto pronuncian palabras reticentes, palabras llenas de desconfianza, palabras fruto del miedo soterrado y la humillación constante. Hay que traducir esas palabras a otro idioma, trasladarlas a frases sucintas, transformarlas en un relato coherente, y reescribir todo eso buscando términos legales claros. El problema es que las historias de los niños siempre llegan como revueltas, llenas de interferencias, casi tartamudeadas. Son historias de vidas tan devastadas y rotas, que a veces resulta imposible imponerles un orden narrativo
Patricia Torres
Patricia Torresalıntı yaptıgeçen yıl
Porque no podemos permitir que se sigan normalizando el horror y la violencia.
Patricia Torres
Patricia Torresalıntı yaptıgeçen yıl
Las palabras que escucho en la corte salen de bocas de niños, bocas chimuelas, labios partidos, palabras hiladas en narrativas confusas y complejas. Los niños que entrevisto pronuncian palabras reticentes, palabras llenas de desconfianza, palabras fruto del miedo soterrado y la humillación constante
Lilí
Lilíalıntı yaptı2 yıl önce
Algunos periódicos anuncian la llegada de los niños indocumentados como se anunciaría una plaga bíblica: ¡Cuidado! ¡Las langostas! Cubrirán la faz de la tierra hasta que no quede exento ni un milímetro –estos amenazantes niños y niñas de piel tostada, de ojos rasgados y cabellera de obsidiana. Caerán del cielo, sobre nuestros coches, sobre nuestros techos, en nuestros jardines recién podados. Caerán sobre nuestras cabezas. Invadirán nuestras escuelas, nuestras iglesias, nuestros domingos. Traerán consigo su caos, sus enfermedades contagiosas, su mugre bajo las uñas, su oscuridad. Eclipsarán los paisajes y los horizontes, llenarán el futuro de malos presagios y colmarán nuestra lengua de barbarismos
Ivana Melgoza
Ivana Melgozaalıntı yaptı10 gün önce
¿Por qué viniste? –le pregunté a una niña.

Porque quería llegar.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozaalıntı yaptı10 gün önce
hay nuevas familias y posibles amigos, pleitos y reconciliaciones, días buenos y días olvidables.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozaalıntı yaptı10 gün önce
Pero, ¿habrá que integrarse, sin importar el costo? ¿Sin importar el costo de la leche, la renta, los cigarros? ¿El de las humillaciones, las guerras? Tal vez algunos nos lleguemos a convencer de que la integración es sólo una etapa pasajera, y que volver a ser nosotros mismos es sólo cuestión de tiempo; de que sin duda volveremos a ser quienes éramos, incluso a pesar de todas las capas de extranjería que se nos adhirieron a la piel y a la personalidad. Aunque es posible, también, que llegue un día en que ya no queramos volver a ser quienes éramos.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozaalıntı yaptı10 gün önce
Me pregunto si todos acabamos asimilando estas cosas, para poder ser asimilados.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozaalıntı yaptı10 gün önce
Los que llegamos aquí, empezamos, de forma inevitable y quizá irreversible, a querer formar parte del gran teatro de la pertenencia.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozaalıntı yaptı10 gün önce
Pero tiene que contarse, porque las historias difíciles necesitan ser narradas muchas veces, por muchas mentes, siempre con palabras diferentes y desde ángulos muy distintos.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozaalıntı yaptı11 gün önce
Contar historias no sirve de nada, no arregla vidas rotas. Pero es una forma de entender lo impensable.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozaalıntı yaptı12 gün önce
¿Cómo se reorganizaron las vidas de los niños cuyos padres se fueron? ¿Se organizan en torno a esa ausencia –el núcleo hueco que dejan aún funcionando como centro gravitacional? ¿O buscan los niños otros centros en torno a los cuales gravitar?
Ivana Melgoza
Ivana Melgozaalıntı yaptı12 gün önce
El árbol genealógico de los que migran siempre se parte en dos mitades: los que se fueron y los que se quedaron
Ivana Melgoza
Ivana Melgozaalıntı yaptı12 gün önce
nadie trata de extender la noción misma de una «crisis» hacia sus raíces más profundas y remotas; y nadie, ni por asomo, sugiere que haya una responsabilidad compartida
Mariana Nomás
Mariana Nomásalıntı yaptı13 gün önce
Las palabras que escucho en la corte salen de bocas de niños, bocas chimuelas, labios partidos, palabras hiladas en narrativas confusas y complejas. Los niños que entrevisto pronuncian palabras reticentes, palabras llenas de desconfianza, palabras fruto del miedo soterrado y la humillación constante.
Ivana Melgoza
Ivana Melgozaalıntı yaptı14 gün önce
cómo se explica que nunca es la inspiración lo que empuja a nadie a contar una historia, sino, más bien, una combinación de rabia y claridad?
Sofi Rojo
Sofi Rojoalıntı yaptı21 gün önce
Hay que traducir esas palabras a otro idioma, trasladarlas a frases sucintas, transformarlas en un relato coherente, y reescribir todo eso buscando términos legales claros. El problema es que las historias de los niños siempre llegan como revueltas, llenas de interferencias, casi tartamudeadas. Son historias de vidas tan devastadas y rotas, que a veces resulta imposible imponerles un orden narrativo.
lisbeth castillo
lisbeth castilloalıntı yaptıgeçen ay
El 24 de agosto de 2010 se encontraron los cadáveres de 72 migrantes centroamericanos y sudamericanos amontonados unos encima de otros, en una fosa en un rancho de San Fernando, Tamaulipas.
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)