es
Inés Arredondo

Estío y otros cuentos

Kitap eklendiğinde bana bildir
Bu kitabı okumak için Bookmate’e EPUB ya da FB2 dosyası yükleyin. Bir kitabı nasıl yüklerim?
    Yatzel Roldánalıntı yaptıgeçen yıl
    La muerte da miedo, pero la vida mezclada, imbuida en la muerte, da un horror que tiene muy poco que ver con la muerte y con la vida.
    Alejandra Arévaloalıntı yaptı2 yıl önce
    . ¿Qué significa injusticia cuando se habita en la locura?
    Diana Garcíaalıntı yaptıgeçen yıl
    Los días parecían iguales unos a otros, pero estaban siempre llenos de encuentros, de miradas, de palabras dichas delante de todos que tenían significado únicamente para ellos dos, y sobre todo, llenos de un aire especial, luminoso, que hacía ensancharse los pulmones de aquella manera desconocida y estremecía el cuerpo sin motivo
    Tess Pedroalıntı yaptıgeçen yıl
    Yo tengo destino, pero no es el mío. Tengo que vivir la vida conforme a los destinos de los demás. Soy la guardiana de lo prohibido, de lo que no se explica, de lo que da vergüenza, y tengo que quedarme aquí para guardarlo, para que no salga, pero también para que exista. Para que exista y el equilibrio se haga.
    ana munozalıntı yaptı17 saat önce
    Lo sé. No puedo tener una cara porque nunca ninguno me reconoció ni lo hará jamás
    Mariela Rafaelaalıntı yaptı3 ay önce
    Los motivos que tenían los otros para obrar como lo hacían eran exteriores, formulables en una conversación, pero sin validez alguna cuando uno se quedaba solo consigo mismo.
    Ismael Herreraalıntı yaptı4 ay önce
    Estar así no puede describirse porque casi no se está, ni medirse en el tiempo porque es a otra profundidad a la que pertenece.
    Ismael Herreraalıntı yaptı4 ay önce
    ese fermento saludable tan cercano sin embargo a la putrefacción.
    Ismael Herreraalıntı yaptı4 ay önce
    Me sentí contenta cuando vi que el cintilar de las estrellas correspondía exactamente al croar de las ranas.
    Ismael Herreraalıntı yaptı4 ay önce
    Su cuerpo se estiró infinitamente y quedó suspendido en el salto que era un vuelo.
    Ismael Herreraalıntı yaptı4 ay önce
    el aire pesado de sol.
    Ismael Herreraalıntı yaptı4 ay önce
    el jugo sobre la piel empezó a secarse rápidamente y a ser incómodo, a ser una porquería.
    Ismael Herreraalıntı yaptı4 ay önce
    lo mordí con toda la boca, hasta el hueso; arranqué un trozo grande, que apenas me cabía, y sentí la pulpa aplastarse y al jugo correr por mi garganta, por las comisuras de la boca, por mi barbilla, después por entre los dedos y a lo largo de los antebrazos.

    Me gustan los mangos, pero odio comerlos (?)

    Ismael Herreraalıntı yaptı4 ay önce
    a humedad era un vapor quemante que envolvía y aprisionaba, uniendo y aislando a la vez cada objeto sobre la tierra
    Esili Ceciliaalıntı yaptı4 ay önce
    siente también el extraño goce de saber que la ciudad perfecta perecerá
    Johan A. Rosales.alıntı yaptı6 ay önce
    Un esfuerzo compartido, instintivamente, por llegar a algún sitio, por ir, fatigosamente, hacia el fin de la lucha, del calor, del sudor, del estar juntos.
    Johan A. Rosales.alıntı yaptı6 ay önce
    Sin ruido, en el oído, aguas profundas circulan dentro del caracol, como espesos moluscos adheridos que estuvieran ahí desde edades antiguas comunicándote secretos que no escucharás porque no hay palabras para confiarlos ni nadie que los entienda.
    Johan A. Rosales.alıntı yaptı6 ay önce
    Los que duermen y los que velan están en el seno de una noche distinta para cada uno que ignora a todos.
    Johan A. Rosales.alıntı yaptı6 ay önce
    “Quiero encontrar una cosa tersa, armónica, por donde se deslice mi alma. No estos picos, estas heridas inútiles, este caer y levantar; más alto, más bajo, chueco, casi inmóvil y vertiginoso. ¿Te das cuenta? Siento que me caigo, que me tiran, por dentro, ¿entiendes?, me tiran de mí mismo y cuando voy cayendo no puedo respirar y grito, y no sé y siento que me acuchillan, con un cuchillo verdadero, aquí. Lo llevo clavado, y caigo y quedo inmóvil, sigo cayendo, inmóvil, cayendo, a ningún lugar, a nada. Lo peor es que no sé por qué sufro, por quién, qué hice para tener este gran remordimiento, que no es de algo que yo haya podido hacer, sino de otra cosa, y a veces me parece que lo voy a alcanzar, alcanzar a saber, a comprender por qué sufro de esta manera atroz, y cuando me empino y voy a alcanzar, y el pecho se me distiende, otra vez el golpe, la herida y vuelvo a caer, a caer. Esto se llama la angustia, estoy seguro.”
    Johan A. Rosales.alıntı yaptı6 ay önce
    Entonces se dio cuenta de que ella lo observaba y mentalmente fue repasando su aspecto: traje azul marino, la camisa blanca un poco sucia, la corbata de flores, los zapatos negros con tacones gastados, y los calcetines a rayas rojas, azules, verdes, amarillas. Sintió vergüenza como si estuviera desnudo. Se había visto con aquellos ojos ajenos, serenos, diferentes. Enrojeció y se volvió de espaldas a ella.
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)