Joseph Conrad

El corazón de las tinieblas

    Emanuel Valerioalıntı yaptı4 yıl önce
    La luna extendía sobre todas las cosas una fina capa de plata, sobre la fresca hierba, sobre el muro de vegetación que se elevaba a una altura mayor que el muro de un templo, sobre el gran río, que resplandecía mientras corría anchurosamente sin un murmullo. Todo aquello era grandioso, esperanzador, mudo, mientras aquel hombre charlaba banalmente sobre sí mismo.
    Viridiana Caballero Garcíaalıntı yaptıgeçen ay
    No eran mis fuerzas las que necesitaban restablecerse, era mi imaginación la que necesitaba un sedante.
    Mariana Rosas Giacomanalıntı yaptı4 ay önce
    No eran enemigos, no eran criminales, no eran nada terrenal, sólo sombras negras de enfermedad y agotamiento
    Mariana Rosas Giacomanalıntı yaptı4 ay önce
    como es natural entre quienes se debaten en la oscuridad
    Mariana Rosas Giacomanalıntı yaptı4 ay önce
    que la fuerza no es sino una casualidad nacida de la debilidad de los otros
    Mariana Rosas Giacomanalıntı yaptı4 ay önce
    n mar color de plomo, un cielo color de humo
    Mariana Rosas Giacomanalıntı yaptı4 ay önce
    el sol descendió, y de un blanco ardiente pasó a un rojo desvanecido, sin rayos y sin luz, dispuesto a desaparecer súbitamente, herido de muerte por el contacto con aquellas tinieblas
    Mariana Rosas Giacomanalıntı yaptı4 ay önce
    Existía entre nosotros, como ya lo he dicho en alguna otra parte, el vínculo del mar
    Julian Penagosalıntı yaptı5 ay önce
    Aquellas grandes extensiones se abrían ante nosotros y volvían a cerrarse, como si la selva hubiera puesto poco a poco un pie en el agua para cortarnos la retirada en el momento del regreso. Penetramos más y más espesamente en el corazón de las tinieblas. Allí había verdadera calma. A veces, por la noche, un redoble de tambores, detrás de la cortina vegetal, corría por el río, se sostenía débilmente, se prolongaba, como si revoloteara en el aire por encima de nuestras cabezas, hasta la primera luz del día.
    Julian Penagosalıntı yaptı5 ay önce
    uando uno tiene que estar pendiente de ese tipo de cosas, los meros incidentes de la superficie, la realidad, sí, la realidad digo, se desvanece. La verdad íntima se oculta, por suerte, por suerte.
    Julian Penagosalıntı yaptı5 ay önce
    Había momentos en que el pasado volvía a aparecer, como sucede cuando uno no tiene ni un momento libre, pero aparecía en forma de un sueño intranquilo y estruendoso, recordado con asombro en medio de la realidad abrumadora de aquel mundo extraño de plantas, y agua, y silencio.
    Julian Penagosalıntı yaptı5 ay önce
    Le vi extender un brazo que más bien parecía una aleta y señalar hacia la selva, la ensenada, el barco, el río; parecía sellar con un gesto vil ante la iluminada faz de la tierra un pacto traidor con la muerte en acecho, el mal escondido, las profundas tinieblas del corazón humano.
    Julian Penagosalıntı yaptı5 ay önce
    No, es imposible; es imposible comunicar la sensación de vida de una época determinada de la propia existencia, lo que constituye su verdad, su sentido, su sutil y penetrante esencia. Es imposible. Vivimos como soñamos… solos.
    b1543413452alıntı yaptı7 ay önce
    Existía entre nosotros, como ya lo he dicho en alguna otra parte, el vínculo del mar.
    Juan Ramírez Bastidasalıntı yaptıgeçen yıl
    Aquella expresión sonó de un modo extraordinariamente raro, con todo lo que sugería de una sedentaria vida de oficina.

    Contraste...

    Cristina Liceagaalıntı yaptıgeçen yıl
    Nunca los vuelvo a ver'
    Cristina Liceagaalıntı yaptıgeçen yıl
    Sin embargo, gracias a ese glorioso asunto obtuve mi nombramiento antes de que comenzara a esperarlo
    Cristina Liceagaalıntı yaptıgeçen yıl
    No podía dejar ahí el cadáver. Pero cuando al fin tuve la oportunidad de ir en busca de los huesos de mi predecesor, resultó que la hierba que crecía a través de sus costillas era tan alta que cubría sus huesos. Estaban intactos. Aquel ser sobrenatural no había sido tocado después de la caída. La aldea había sido abandonada, las cabañas se derrumbaban con los techos podridos
    Angelica Malıntı yaptı2 yıl önce
    Usted les muestra que posee algo verdaderamente aprovechable y entonces no habrá limites para el reconocimiento de su capacidad', decía. 'Por supuesto debe tener siempre en cuenta los motivos, los motivos correctos.'
    Angelica Malıntı yaptı2 yıl önce
    A ratos tenía, además, que vigilar al salvaje que llevaba yo como fogonero. Era un espécimen perfeccionado; podía encender una caldera vertical. Allí estaba, debajo de mí y, palabra de honor, mirarlo resultaba tan edificante como ver a un perro en una parodia con pantalones y sombrero de plumas, paseando sobre sus patas traseras. Unos meses de entrenamiento habían hecho de él un muchacho realmente eficaz
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)