es
William Burroughs

Yonqui

Kitap eklendiğinde bana bildir
Bu kitabı okumak için Bookmate’e EPUB ya da FB2 dosyası yükleyin. Bir kitabı nasıl yüklerim?
William S. Burroughs publicó Yonqui, en 1953, gracias a los buenos oficios de Allen Ginsberg, que se paseó con el manuscrito bajo el brazo por diversas editoriales hasta dar con Carl Solomon, un editor más valiente y más desesperado que otros, y que años después confesó que era tal el terror que le daba trabajar con semejante material que estuvo a punto de sufrir un colapso. Y así fue como apareció uno de los libros míticos de la literatura americana de nuestro siglo, pero también uno de los más prohibidos y subterráneos, en una editorial marginal, bajo el pseudónimo de William Lee. Burroughs aún no era el autor de El almuerzo desnudo, ni se había constituido en el gran visionario de nuestra época, que ha inspirado a escritores, a músicos, a pintores y a cineastas, pero en esta descarnada, deslumbrante crónica de una adicción los vagabundeos en busca de droga, la avidez por el chute, la peculiar sexualidad y las no menos extrañas relaciones nacidas en la comunión de la droga estaba ya el fundamento de toda su obra posterior. Para Burroughs, un audaz explo­rador del lado más salvaje de la vida y la literatura, todo debe ser experimentado hasta el límite, aunque él nunca pierde la distancia de la inteligencia. Para llegar al paraíso de la droga hay que hundirse en su infierno, puesto que ambos son lo mismo, y la degradación nunca está muy lejos de la revelación. Porque la droga, finalmente, no es un medio para aumentar el goce ni un estimulante: es una manera de vivir.
Bu kitap şu anda mevcut değil
198 yazdırılmış sayfalar
Orijinal yayın
2006

İzlenimler

    Ana E Borrutbir izlenim paylaşıldı2 yıl önce

    Sin duda es un paseo turbulento hacia donde no todos vamos... Sin embargo queda claro que si es una forma de vivir.

Alıntılar

    Sara Aquinoalıntı yaptıgeçen yıl
    Cuando se consume droga, la sensación del agua en la piel resulta desagradable, no sé por qué razón, así que los yonquis no suelen bañarse
    Sara Aquinoalıntı yaptıgeçen yıl
    he fumado hierba de modo intermitente durante quince años y nunca sentí molestias cuando dejaba de hacerlo una temporada. La hierba es menos adictiva que el tabaco. La hierba no daña la salud. De hecho, muchos de los que la fuman aseguran que aumenta el apetito y tonifica el organismo. No conozco ningún otro producto similar que incremente el apetito. Después de fumarme un canuto disfruto bebiéndome una copa de jerez de California y engullendo una copiosa comida casera
    Sara Aquinoalıntı yaptıgeçen yıl
    Yo puedo asegurar que la hierba es un afrodisíaco y que el placer sexual es mucho más intenso bajo su influencia. Cualquiera que haya fumado buena hierba verificará esta afirmación

Kitap raflarında

    Editorial Anagrama
    Anagrama
    • 1.1K
    • 1.1K
    Nydia
    TBR 2
    • 423
    • 1
    modestyvlais
    LIBROS
    • 297
    • 1
    Claudia
    Otros
    • 28
fb2epub
Dosyalarınızı sürükleyin ve bırakın (bir kerede en fazla 5 tane)